Contaminación en el hogar: entrevistamos a Joaquín Araujo

Contaminación en el hogar con Joaquín AraujoBienvenidos a un nuevo podcast patrocinado por Jabones Beltrán. Nos acompaña Joaquín Araujo, periodista ambiental y autor de numerosos libros. Vamos a hablar de contaminación en el hogar: un enfoque práctico, filosófico y útil para el desarrollo humano. 


Joaquín pasamos casi un 90% de nuestro tiempo en espacios cerrados, ¿cuál es tu enfoque sobre la contaminación en el hogar y los espacios cerrados?


Si estamos permanentemente auto-encarcelados y limitamos la utilización nuestros sentidos, si no respiramos el oxígeno de los árboles, si no tenemos contacto con lo esencial... ya estamos padeciendo una gravísima contaminación. Se habla demasiada pocas veces del auto-aislamiento de nuestro entorno vivificador.

 

Estamos ante una contaminación mental, es una sustitución casi dramática de lo artificial por parte de los seres humanos, que elegimos estar en esos diminutos lugares, que además están trufados de varias fuentes de contaminación.

 

Hay que tener muy claro que cuando nuestros sentidos están alejados de la fuente de la vida nos subimos a la arrogancia de considerar que eso no es lo importante; por tanto, descuidamos la naturaleza, fuente de salud y vivacidad.

 

Frente a un medio urbano, el medio natural siempre será más saludable y libre.
 

Joaquín, siempre nos invitas a estar más conectados con la naturaleza


Sin duda. También es cierto que soy afortunado porque elegí desde bien joven estar al máximo posible al aire libre, con los espacios abiertos al alcance de mi vista. Soy un enamorado de casi todo lo que contemplo pero sin duda las dosis que tú señalas del 90% del tiempo en espacios mínimos y sofocantes es alarmante. Aunque soy consciente de que soy una persona con suerte y la mayoría de las personas no han podido elegir una vida más natural.
 

Quizá las consecuencias de la contaminación en el hogar sean de las menos perceptibles, ¿puede ser?


Sí porque nos parece que esa falsa seguridad que da la propiedad privada (hábitos cotidianos), desvía la percepción de que lo que pasa dentro de nuestros hogares también reviste peligrosidad.


Estamos en contacto permanente con la contaminación acústica y nos privamos de los sonidos naturales. En las grandes ciudades no tenemos esto.


El 80% de la población que vive en ciudades están permanentemente acosados por tipo de contaminación. Luego vienen las demás contaminaciones: los productos que comemos, los que usamos en la higiene personal o los productos que sirven para pintar o decorar nuestras casas.
 

Mucha gente no cree que realmente estos productos sean perjudiciales porque como se dice "si se vende, no puede ser malo".


Estamos todavía en una alejada relación entre lo que usamos en nuestras vidas cotidianas y las consecuencias a largo plazo.


Pensemos sólo en el tema de las alergias. Hace poco más de un siglo no existían alérgicos en el planeta. Ahora ya nos encaminamos hacia el 50% de la población mundial, con un horizonte que podría llegar a afectar al 75% de los humanos.


Sin duda las alergias tienen relación con los productos químicos, muy descaradamente con el gasoil pero también con los sprays.


Yo mismo, a pesar de que estoy un 60% o 65% de los días de mi vida al aire libre, cada vez que entro en locales donde se usan productos de este tipo, me pongo a llorar porque me afectan desde un punto de vista de reacción alérgica.


No somos conscientes de lo muy dañina que es la química de síntesis para nuestra salud.
 

Esto me recuerda Joaquín a las palabras que me comentó el periodista Carlos de Prada cuando hablaba de que "no huele a limpio, huele a químico".

Sí. Aunque tenemos un torpe olfato, está la capacidad de las moléculas volátiles de estos productos de tener un efecto en nuestro olfato; nos huele muchísimo y esa asociación es importante. No huele a limpio. A limpio huelen los campos que están sanos y los cuerpos que no han sido embadurnados de productos higiénicos y de cosmética. 
 

Me parece fundamental diferenciar los olores artificales de la limpieza.
 

¿Eres amigo del vinagre como alternativa de limpieza?

Sí, entre otras cosas porque tengo a mi disposición bastante vinagre ya que además hago mi propio vinagre de mis viñedos. Soy bastante auto-suficiente en este sentido.
 

Entiendo que es un olor que a muchas personas les molesta, no es mi caso.
 

Aconséjanos y háblanos de alternativas, como los productos ecológicos de limpieza que no están contaminados.

Afortunadamente hay una amplia gama de productos muy fiables porque son poco o nada contaminantes. De la misma forma que en agricultura ecológica podemos usar determinados productos, también los hay para el hogar. Son productos ecológicamente competentes.
 

Pero el principal consejo que daría sería el de la cantidad. Entre la bochornosa capitulación que supone apuntarse al despilfarro, hay que decir muy alto que los productos de higiene y cosmética deben ser usados con moderación ya que es mejor para nuestra salud y para el medio ambiente.

 

Más información: www.joaquinaraujo.com



 

Compartir

Banners Inferior Derecha

Banners Inferior Izquierda