Buena salud intestinal - Entrevista Lucía Redondo

Salud Intestinal con Lucía Redondo - EntrevistaBienvenidos a un nuevo podcast patrocinado por Natursoy. Hoy entrevistamos a Lucía Redondo, dietista, nutricionista, docente e investigadora. Vamos a hablar de un tema tan interesante cómo la buena salud intestinal. Abordaremos todas las claves, definiremos la flora intestinal, comentaremos

alimentos prebióticos y probióticos y muchas cosas más. Puedes escucharla o leerla pero te recomiendo escucharla porque se dicen cosas que no están en el texto.

 

¿Por qué es tan importante tener una buena salud intestinal?

La salud intestinal es clave en la salud, tanto física como mental. La sociedad está cada vez más enferma; los niños cada vez tienen más alergias, más asmas, mas obesidad... El intestino juega un papel muy importante, deberíamos considerarlo tanto como eje preventivo como terapéutico.

 

¿Qué implicaciones tiene el intestino en el cuerpo?

Empezaría nombrando el sistema inmune. El 80% de este sistema depende del intestino y su alteración está asociada con enfermedades autoinmunes, infecciones recurrentes como anginas o candidiasis... Por eso deberíamos empezar a tratar el intestino, incluso antes que esa patología en concreto.

Además el sistema inmunitario del intestino está asociado con otros tejidos del cuerpo. Sabemos que está todo muy relacionado, por ejemplo, la relación entre el intestino y la piel en problemas como dermatitis. También incluso en artrosis crónicas ya que el tejido senovial está relacionado directamente con el intestino.

Asimismo tener muchas mucosidades, asma, alergias, mastitis... 

 

Cuando hablamos de flora intestinal, ¿a qué nos referimos?

La llamamos más microbiota intestinal. Son todos esos microorganismos que habitan con nosotros. Se calcula que unos 2 kg de nuestro cuerpo son  microorganismos. La mayoría son bacterias aunque también hay virus hongos. Habitan con nosotros y nos ayudan en funciones como la digestión o controlar el sistema inmunitario, la obesidad, el sistema nervioso... De hecho en este último punto destacar que cada vez se habla más del eje intestino-cerebro. La microbiota intestinal que tengamos influye en nuestro comportamiento y en la apetencia que tengamos de un alimento u otro.

Igualmente ocurre al revés. Las situaciones estresantes pueden afectar de manera negativa a la salud intestinal.

Durante años nos hemos obsesionado en matar microorganismos. Sin embargo estamos viendo que lo hemos hecho mal, porque muchos de estos microorganismos son necesarios para vivir. No quiere decir que nos tengamos que ir al extremo contrario pero no hay que obsesionarse tanto con este tema de la limpieza.

 

¿De qué depende tener una buena salud intestinal?

Cada uno de nosotros tenemos una microbiota única y es algo que se marca durante los primeros años de nuestra vida.

Luego cuando somos mayores siempre tendemos a esa microbiota aunque podemos modularla.

En esto es clave la forma en que nacemos, la lactancia materna, si se ha tomado muchos antibióticos o dónde hemos vivido. No es lo mismo crecer en un pueblo que en una gran ciudad.

 

¿Habrían alimentos que favorecen una buena o mala salud intestinal?

Lo más importante es quitar lo que no nos vale. Lo que más perjudica en la alimentación es el alcohol, los productos procesados, el azúcar, pan de mala calidad, bollería...

Hay que basar la alimentación en frutas y hortalizas de temporada e incluir alimentos que nos puedan ayudar.

 

¿Qué tienen que ver los alimentos prebióticos y probióticos?

Sí, son alimentos que nos pueden ayudar.

Los prebióticos son los que alimentan a la microbiota buena. Y los probióticos suelen ser alimentos fermentados que tienen microorganismos. 

El más típico es el yogur aunque en realidad es de los menos interesantes. Para mí el mejor es el chucrut, la col fermentada, porque tiene una gran variedad de microorganismos. No tiene que estar pasteurizado.

Técnicamente no se le puede llamar alimento probiótico pero así nos entendemos.

Y como alimento prebiótico podemos destacar la patata y el boniato, cuando se cocinan y lo dejamos en la nevera.También la zanahoria cocida, la manzana o alimentos como el cacao y los frutos rojos.

 

¿Qué personas son las que más atención tienen que atender este tema de la salud intestinal?

En general, siempre que hayan patologías crónicas deberíamos de empezar a mirar el intestino. Pero al fin y al cabo todos nosotros debemos hacerlo porque se trata de prevenir.

Otra cosa. Es muy importante masticar para tener una buena salud intestinal. Y comer con hambre, cuando nuestro cuerpo nos lo pida. Así dejamos que nuestro cuerpo descanse. Si un día no tenemos ganas de cenar no se cena, que no va a pasar nada.

Y sobre todo cuando estamos nerviosos lo mejor es no comer porque cuando estamos en ese estado el sistema digestivo no funcionan correctamente. Para digerir tenemos que estar relajados.

Hagamos caso de las señales del cuerpo.

Más información: www.luciaredondo.com
 

Compartir

Banners Inferior Derecha

Banners Inferior Izquierda