HISTORIA DEL GAZPACHO ANDALUZ

gazpachoandaluzEl gazpacho andaluz es uno de los platos más reconocidos de la dieta mediterránea y más famoso de la gastronomía española, pero, ¿conocemos su origen?

Hemos estado investigando en internet y hay cantidad de páginas, artículos, y blogs que hablan del origen del gazpacho andaluz. A continuación os hemos hecho un pequeño resumen de su historia y de la razón por la que se declaró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Este plato tiene raíces muy antiguas ya que por sus ingredientes, lo hacen reconocible en algunos platos del recetario romano y hasta lo reconocen en la misma Biblia.

Curiosamente, en su origen, el gazpacho no llevaba verduras de ningún tipo, sino que se componía simplemente de pan remojado en agua, aceite y vinagre, al que a veces se añadía ajo o almendras. Este tipo de gazpacho se consumía ya durante el siglo VIII en la España del Al-Ándalus.

Sin embargo, la referencia más concreta de lo que hoy es el actual gazpacho andaluz nos remite como muy atrás, al siglo XVI, cuando el tomate, y el pimiento, dos de los ingredientes fundamentales del gazpacho, llegaron de América. Antes de que conociéramos todas las bondades del gazpacho andaluz, los sabios se maravillaban de que el gazpacho, que por entonces constituya la dieta básica y casi exclusiva de los campesinos andaluces, pudieran servir de soporte suficiente para aquellas largas horas de trabajo al sol. Ignoraban que el gazpacho contiene todo lo preciso para sostener a los trabajadores entregados a las más rudas labores. 

En el siglo XIX el plato empezó a popularizarse también entre la clase burguesa, que le aportó la costumbre de servirlo con pequeños trozos de hortalizas o “tropezones”.

Por ello, Solfrío sacó un gazpacho andaluz, fiel reflejo del que se tomaba en la Andalucía del bajo Guadalquivir, alimento refrescante que ha permitido al campesino andaluz trabajar en verano aguantando temperaturas muy altas y no haciéndole engordar, por mucho que lo consumiera.

Solfrío elige los mejores ingredientes procedentes de la agricultura ecológica, y aunque existen varios gazpachos industriales ecológicos, su verdadera competencia es el ama de casa, pues su gazpacho se asemeja al casero como ningún otro.

 

Compartir

Banners Inferior Derecha

Banners Inferior Izquierda