¡Cuidado! Calzado no apto para 'enamoradizos'. Te atrapa desde el minuto 1

Charlar con Icíar te hace comprender porqué es tan importante hacer uso del consumo responsable en nuestras vidas. Respira pasión por los cuatro costados. Es la creadora, junto con Antonio, de Aniño Merina, una marca de calzado 100% biológico que no usa ni derivados del petróleo ni minerales pesados. Su colección te cautiva solo con mirarla: gusto y buen hacer, esa es la receta a primera vista. Veamos qué más nos cuenta.

 

Icíar, ¿qué es Aniño Merina?

 

Añino Merina es el resultado de mi encuentro con Antonio hace cinco años en una mesa participativa de economía social. Desde que coincidimos,  reconocimos el uno en el otro, la misma necesidad de marcarnos objetivos para generar impacto positivo, tanto en el terreno medioambiental como en lo social.

 

El modo de hacerlo no podía ser otro que  poner en valor la lana de merina autóctona extremeña criada en régimen extensivo, en libertad. Antonio por trayectoria vital y profesional, y yo soy una apasionada de la cultura de la trashumancia de merinas y veo la importancia de este ganado en extensivo para el cuidado de los suelos, más necesario que nunca.

 

Desde el principio nos propusimos hacer un tejido sin poliamidas ni minerales pesados, totalmente independiente de los derivados del petróleo, pero con una singularidad: que la caída, la tensión y la suavidad del producto fueran impecables. Trabajamos muchísimo, pero lo conseguimos.

 

Los motivos de este empeño fueron varios. Las cifras vergonzantes de contaminación provenientes de la industria textil convencional y la necesidad de apoyar la lana de la ganadería en extensivo de merina autóctona extremeña, para que con un precio justo de la misma, aumente el beneficio de la explotación. En definitiva, que deje de ser un residuo y se convierta en un valioso recurso.

 

La latitud extremeña va a ser determinante para frenar la desertización peninsular. Las ovejas merinas en libertad y trashumantes, aportan cinco mil semillas diarias y tres kilos de excremento oveja/día. Esto hace que los suelos incrementen su fertilidad, filtración y biodiversidad. Unos suelos sanos son fundamentales para luchar contra el calentamiento global por su mejor disposición a capturar  CO2.

 

Con el  tejido de Añino Merina hacemos calzado, siempre  en producción biológica, al que incorporamos materias primas orgánicas como son el cáñamo de los cordones,  el caucho natural o la caña de azucar en las suelas de nuestro producto.

 

 

Algo que destaca en tu página web son las fotografías, llenas de creatividad y originalidad. ¿En qué te inspiras para crear tus diseños de calzado?

 

Los diseños los crea Antonio. Lleva muchos años en el oficio y además “nació sabido”, ya que es un artesano que pertenece a la tercera generación de zapatero guarnicionero;  a esto hay que sumarle su estudio constante de nuevos materiales. Sabe perfectamente cómo responden estos a las necesidades del pie y de la pisada. Ello no es fácil. Antonio trata de innovar constantemente, de mejorar la calidad y durabilidad de nuestro calzado a base de materias primas naturales. Su cabeza siempre está trabajando, ideando, comprobando.

 

Yo creo que gran parte de la fuerza de Añino es el equipo que conformamos: el fotógrafo, Vicente, tiene la sensación de que fotografía algo importante, con mucho trabajo detrás y absolutamente innovador, casi casi con alma.  Date cuenta que estamos pendientes de la gestación de cada sneaker y cuando se tienen delante… emocionan.  La web más que mantenerla, nuestro compañero Ricardo la cuida, todo bien pensado con mucho mimo. Finalmente cuando hacemos los textos, hay tanto que decir que “nos sobran los motivos…” y contamos también con Nuria, experta en moda sostenible. 

 

La colección Jara salió después del covid, necesitábamos color, olor a campo, oxígeno, por eso utilizamos esos colores y pusimos nombres de flores a las distintas creaciones.

 

Añino respira responsabilidad, compromiso y casi, casi, amistad. Venimos de la Economía Social, y trabajar con estos parámetros está dentro de nuestros principios y valores.

 

¿Quién compra Aniño Merina? ¿A quién te diriges principalmente?

 

Añino Merina va dirigido a un público ético, pero también a ese otro que busca calidad y estética.

 

Al ético tenemos la suerte de encontrarlo en las ferias a las que acudimos. Es un perfil joven, y no tan joven, comprometido, que siempre hacen la pregunta del millón..¿conocéis la trazabilidad de vuestros proveedores? y sacamos pecho para contestarles que casi, casi, sabemos hasta cómo se llaman y conocemos perfectamente su manera de trabajar. Es una gozada constatar que cada vez más personas conocen la producción biológica y sus beneficios, el gasto responsable, el ahorro de recursos en la producción…

 

Y también está el público que busca la estética y la calidad, más convencional.. Creemos que al probar unas Añino se van a acercar al consumo responsable. Al estar hechas íntegramente con material orgánico, el pie no suda, la pisada es cómoda, y esto fideliza mucho. No es que queramos aleccionar, pero sí dar la oportunidad de comprobar los beneficos de la producción biológica y los del uso de la lana cien por cien natural.

 

¿Crees que tu producto es caro? ¿Qué respondes si te preguntan eso?

 

Respondo explicando el Proyecto. Puede haber conversión o no, pero cuando hablamos de Añino Merina, percibimos que interesa, que enamora y quien pensaba que era caro, cambia de opinión: solo es que no es su momento para pagarlo.

 

Producir en biológico es caro. Tenemos una lana muy buena; lavamos en ecológico que es mucho más costoso, pero el agua se reutiliza por un sistema de filtros y se aprovecha mucho más este recurso cada vez más escaso; producimos en una fábrica artesanal donde se cuida del personal y se paga lo que se tiene que pagar; los suministros de suelas de caña, o cordones de cáñamo, o la piel de mesa curtida en vegetal, también tiene un coste superior a la producción convencional. Cuidamos todos los detalles de tal manera que nuestra trazabilidad es impoluta desde la finca, hasta la web o la tienda. 

 

Cuando hablamos de gasto responsable, incidimos en que se haga un pequeño cálculo inversión/durabilidad/cuidado de nuestro pies. Y las cuentas salen.

 

¿Cómo tiene que ser para ti un calzado desde un punto de vista global? O dicho de otro modo, ¿cómo sería un calzado ideal?

 

Pues no quiero pecar de presuntuosa, pero según mis criterios, en Añino Merina estamos muy cerca de conseguirlo.

 

Cuidamos de los de pies cuidando al Planeta: generando trabajo en condiciones; siendo productores bio responsables porque aquí no hay trampa ni cartón; hemos conseguido un grado de biodegradabilidad impresionante, como se puede ver en nuestras redes a través de un video, en el que en tres meses una sneaker está totalmente biodegrada, es decir la huella solo la dejamos al andar...

 

Si tuvieras que definir Aniño Merina en una palabra, ¿cuál sería?

 

Quizá todo se resume a un sello: GOTS. Nos lo han concedido el mes pasado. Estamos como locos. Este certificado resume nuestra trazabilidad, impactos positivos medioambientales y sociales, cuidado de huella de carbono, manera de comunicar….muy, muy contentos.

 

¿Actualmente cuántas referencias tienes? ¿Tienes pensado ampliar la colección?

 

Pues en un año de vida empresarial, ya nos acercamos a la veintena. La Colección Jara, que la sacamos en mayo nos tiene enamorados, tanto es así que la vamos a mantener en nuestro catálogo atemporal.

 

Ha funcionado muy bien en verano, incluso en este tan caluroso. A pesar de ser lana, al ir libre de poliamidas y de minerales pesados, las zapatillas no dan calor, el pie no suda, pero cuando el frío azuza… ¡abrigan!. Es la maravilla de usar la lana de merina, termorreguladora y transpirable amén de otras muchas propiedades, la lana merina es una aliada.

 

Además, siempre pensamos a largo plazo y la lana lleva un acabado hidrófugo hecho a base de productos vegetales, es decir que repele el agua. Es un proceso fantástico heredado de la tradición oral no escrita extremeña. Por eso en Añino siempre hablamos de Tradición + Innovación.

 

¿Qué nos propones para este Otoño/Invierno? ¿Alguna novedad?

 

Sí, acabamos de sacar a la luz la Colección Juegos de Julia. La inspiración ha sido en este caso dar importancia a la materia prima de calidad, a su segundo uso, centrándonos en el ejemplo de los juguetes… cuando de una sábana vieja se hacían preciosas muñecas de trapo o cuando de un pedazo de madera que sobraba se hacían peonzas ganadoras.

 

Reciclar, reinventar o reutilizar se hizo toda la vida, antes de entrar en esta locura de consumo en la que nos hemos visto inmersos. Yo eso lo conocí de niña, tengo 58 años, y era un orgullo tener un juguete hecho en tu casa, con viejos materiales. Estaban cargados de olores, de connotaciones. Luego ya el marketing y esta carrera frenética de  usar y tirar, lo cambió todo.

 

Por eso hemos nombrado nuestros nuevos botines, botas y sneakers con nombres de juegos donde solo eran necesarias  las ganas y la imaginación.

 

Vamos a incorporar también gorras, bolsos y una mochilas. Nosotros vamos poco a poco. Ni queremos ni podemos hacerlo de otra manera. Nuestro márketing es imaginación, corazón: mi compañero Antonio se ha vestido de Añino y está haciendo el Camino de Santiago retransmitiendo por nuestras rrss, probando materiales y comportamiento del calzado en un turismo tranquilo, sin huella de carbono, solo deja la de las Añino.  Estoy muy orgullosa de este tipo de acciones. Creo que son parte de la filosofía del proyecto.

 

¿Dónde se puede comprar tu calzado ahora mismo?

 

Pues ahora estamos en plena actividad buscando tiendas que sean coherentes con la marca. Estamos haciendo los cimientos de Añino Merina y ante todo buscamos personas que vendan producto y proyecto. Nos resulta fundamental.

 

Por otra parte, asistimos a Ferias. Ahora en noviembre iremos a Biocultura de Madrid, estuvimos en la de Barcelona para la que no tengo palabras, fue una gozada. Nos encanta ir a ferias, el contacto directo con el público, que toquen nuestros materiales, que se prueben el calzado y…hablar de Añino,  qué es, cómo lo hacemos y cuáles son sus impactos.

 

Y por último tenemos tienda online. Poco a poco vamos avanzando, sobre todo porque la gente que ya conoce el calzado está repitiendo, aconsejando, y para nosotros eso es un indicador estupendo.

 

 

 

Compartir

Banners Inferior Derecha

Banners Inferior Izquierda