"Nos sentimos orgullosas del equipo de mujeres que formamos parte de esta empresa"

 

Verdad: es lo que se respira cuando conoces de cerca a La Rueda Natural y a todas las que forman parte de esta empresa. La historia comienza en 1988 tras un viaje familiar a la India. Ese viaje marcó el inicio de lo que hoy es esta firma que distribuye diferentes marcas y productos de cosmética, higiene y aromaterapia econatural certificada. Actualmente, comercializan más de 600 referencias, tienen una apuesta firme por la filosofía “0 Residuos” y cuentan con marcas propias como Biobambú, Azal y Bioaroma.

 

Charlamos con María Quiroga Picos, CEO, quien nos cuenta muchos más detalles.

 

Un viaje en 1988 marcó el inicio de La Rueda Natural como empresa. ¿Qué fue lo que despertó ese deseo de arrancar el proyecto?

 

Visitamos una fábrica de inciensos artesanales en la India, donde más del 90% eran mujeres, con unas condiciones laborales dignas, seguridad social, sanidad, conciliación laboral y familiar, además, parte de los beneficios se destinaban a subvencionar colegios y alimentos para su comunidad. Nos inspiró ver, como aquel grupo de mujeres se apoyaban mutuamente y ayudaban a otras personas produciendo productos naturales, libres de tóxicos. Era un nuevo tipo de empresa, a finales de los ochenta, como las que ahora llamamos de Comercio Justo con la que nos identificamos completamente. Comenzamos a comercializar entonces Auroshikha, sin saber que esa decisión sería el primer radio de esta Rueda Natural que no ha parado de girar nunca. 

 

Después de todos estos años, ¿de qué os sentís más orgullosas?

 

De nuestra “alma y motor”, el equipo de mujeres que formamos parte de esta empresa. Trabajamos todas juntas diariamente a pesar de las distancias, muchas teletrabajan desde diferentes puntos de España, para hacer posible la conciliación de nuestra vida personal con la laboral, para que las buenas relaciones humanas entre nosotras no se pierdan nunca y para que podamos seguir haciendo lo que nos gusta. Tenemos la suerte de compartir los mismos valores, lo que hace que nuestro trabajo sea parte de lo que somos, con la satisfacción extra, de saber que, con nuestro esfuerzo, estamos ayudando a construir un mundo mejor, mucho más sano, limpio y justo. Éste siempre ha sido nuestro combustible particular y estamos muy orgullosas de no haber cambiado la fórmula nunca. 

 

Desde hace años apostáis firmemente por la filosofía “0 Residuos. ¿Qué es lo que tiene que tener una marca o una gama de productos para que pueda formar parte del catálogo de La Rueda Natural?

 

La Rueda Natural ha rodado siempre con un compromiso, el bien común. Y en ese sentido, intentamos hacer todo lo que está a nuestro alcance para: proteger la salud, cuidar de la naturaleza y conseguir equilibrar la desigualdad, luchando contra ciertas injusticias sociales y laborales. Y digamos que todo eso es lo que buscamos en los productos y marcas que elegimos. Somos muy exigentes en cuanto a la calidad de las formulaciones, las certificaciones, el compromiso social y medioambiental. Lo miramos todo, desde nuestros ojos y ponemos nuestro corazón en marcas y productos verdaderamente honestos, transparentes, respetuosos con las personas y el planeta, tanto en hechos como con actos. Todo lo que podemos mejorar, intentamos hacerlo, y es así como decidimos, hace algunos años, poner rumbo al Zero Waste, sin olvidar la exigencia de ingredientes naturales y ecológicos, donde poco a poco vamos avanzando, sustituyendo el plástico en los envases de ciertos productos e incorporado otros nuevos que son pioneros, como nuestras chanclas 100% de látex ecológico, Fair Trade, y nuestro cepillo de dientes con filamentos vegetales certificados por USDA. 

 

 

¿Vuestro mejor logro?

 

No haber cambiado nunca nuestra filosofía. Tras más de 30 años como comprenderéis, hemos pasado por bastante y pese a todo, continuamos firmes con las mismas ganas e ilusión desde el principio. Estamos muy orgullosas de haber mantenido nuestros pilares intactos, tanto en la selección de la materia prima, como en el trato humano con nuestro personal, en la atención transparente y honesta con nuestros clientes y clientas, en el respeto y cuidado a nuestro medio ambiente, queriendo hacer lo máximo posible siempre. 

 

¿Y la mayor decepción? 

 

El crecimiento exponencial del Greenwashing. Antiguamente lo ecológico era una cuestión de “hippies” y activistas. Ahora que la sociedad está muchísimo más concienciada sobre el cambio climático, la perdida de la biodiversidad y la contaminación plástica, que busca, cada vez más, cambiar sus hábitos para cuidar principalmente su salud y la de su familia, se les engaña y son objeto de la desinformación a costa de una mayor rentabilidad. Por tanto, no avanzamos como deberíamos. Dentro del sector, también hemos notado la tendencia a preocuparse por otros factores: el veganismo, el tema de los envases, y se está olvidando un factor esencial, la agricultura y producción ecológica. Todo debe ir de la mano. 

 

¿Cuál es el TOP 3 en ventas de “La Rueda Natural”?

 

La verdad es que tenemos varios top ventas, según sea la categoría: hogar, higiene, aromaterapia, cosmética… sin embargo, los tres productos favoritos, al menos del año pasado, fueron: los tintes ayurvedas econaturales de Khadi, nuestro cepillo de dientes 100% de origen vegetal certificado BioBambú y los protectores solares mineral y Zero Waste de la marca Sol de Ibiza. 

 

Biobambú es una de vuestras marcas propias, junto a Azal y Bioaroma. ¿Puedes contarnos brevemente cuál es la gama principal de cada una de estas marcas?

 

¡Por supuesto! BioBambú, es una marca de higiene personal, totalmente libre de plástico que nació, sobre todo, para ofrecer, una alternativa completamente sostenible a la higiene dental, trayendo a Europa el primer cepillo de dientes de bambú, con cerdas biobasadas de aceite de ricino, avalados por USDA. Azal, por su parte, es una línea de complementos de higiene y hogar, esponjas, estropajos…hechos a mano con luffa ecológica procedente de cultivos artesanales locales y con envases Cero Residuos. Y, por último, Bioaroma, nuestros inciensos econaturales y de Comercio Justo certificados, no tóxicos, ayurvedas, veganos, Zero Waste y de Comercio Justo. 

 

¿Cómo valoráis el sector de la cosmética y la higiene ecológica después de todos estos años?

 

Positivamente. Es un sector que no ha parado de crecer nunca. Quienes llevamos mucho tiempo, hemos vivido, y también sufrido, su evolución. Los productos econaturales certificados, así como la alimentación ecológica, salvaguardan la salud de la humanidad y de nuestro planeta ahora forjando un futuro posible y sostenible, al considerar la salud y la protección ambiental como la solución a un problema real y no como un simple gancho para vender más. Ahora, hay muchas empresas que se lanzan a desarrollar productos supuestamente “saludables” y “respetuosos”, y hay que tener mucho cuidado con esto. El lavado verde, sobre todo en cosmética con la permisividad de la legislación vigente, hay que atajarla con menos marketing y más información veraz. Un consumidor o consumidora bien formada es exigente y difícilmente manipulable. Todavía hay mucho camino por delante, aunque la dirección es buena. 

 

Por último, ¿vuestro principal reto para final de año y también para 2023?

 

Continuar como hasta ahora, seguiremos avanzando en nuestro camino rumbo el 0 Residuos, dentro de las limitaciones, esperando avances de las investigaciones para seguir proporcionando alternativas sostenibles y sin plásticos. También, luchar contra el lavado verde. Queremos potenciar aún más nuestros canales comerciales, el blog y nuestras redes sociales, para informar y formar a los consumidores: enseñarles a leer las etiquetas, saber distinguir los términos “natural”, “ecológico” y “vegano”, reconocer los sellos o avales rigurosos, para que puedan elegir libremente. 

 

 

 

Compartir

Banners Inferior Derecha

Banners Inferior Izquierda